El Blog

Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

26 de Abril, 2008

Una vez en un pueblo...

Por Gabirusa - 26 de Abril, 2008, 2:11, Categoría: General

    La primera vez que oí hablar del pueblo, me dijeron: Guilin en vez del verdadero nombre del pueblo y como todo el mundo me decía que Guilin es hermoso, yo me moría de ganas de ir.
El pueblo, como le llamaré, es una ciudad pequeña en la que nacieron el papá y la mamá. Y siempre que hay vacaciones largas hablan acerda de ir, gracias a Dios, solo he ido dos veces, pero fueron terribles.
La primera vez que fui, fue en verano y tuve que atenerme a grandes olas de mosquitos, sentía como me picaban y no pude encontrar repelente, aunque tampoco es que salí a un supermercado.
Hacía todo lo que la familia hacía, si ellos iban a visitar todo el día a un pariente, yo iba, si iban a visitar a un amigo, yo iba. La pasaba muy aburrida y para colmo mi celular justo se quedó sin dinero y no podía ni recibir llamadas, porque en la China si es que no tienes dinero en el celular, no recibes llamadas.

Mi cama en el pueblo, era un sobrecama en el piso y dormía en el mismo cuarto de la niña (como aquí) solo que la niña si tenía cama.

Nos quedamos cinco días y pasé desesperada por regresar, porque estaba sin nada del contacto con el mundo y no tenía nada que hacer. Además, no me dejaban salir sola en las pocas tardes libres que hubo (una) porque tenían miedo de que me pierda.

Pero es la segunda vez la que fue la peor.

Nos fuimos para el año nuevo chino y yo no quería ir. Llegamos y me encontré con el mismo departamento en el que dormí antes, solo que esta vez estábamos a menos dos grados centígrados y no había calefacción. Nos calentábamos con carbones calientes, era útil, pero al tercer día mis ojos se volvieron rojos y empezaba a lagrimear cada vez que alguien mencionaba carbón.

Esta vez, vi que mi cama seguía siendo un edredón en el suelo, pero era más grande. Me emocione, sólo para decepcionarme luego, porque no solo tuve que dormir en el piso, sino que también tuve que dormir ahí con la abuela. La niña, por supuesto, durmió en la cama.

Aquí la familia se olvidó de mi, me dejaron con los abuelos la mayoría de días, yo tenía mi rutina, levantarme a calentar agua para bañarme en ese frío del demonio, desayunar, leer, ver Friends en mi compu y escribir. Si no hubiera llevado la compu, me aburría de muerte. No me dejaban salir de nuevo, así que pasaba encerrada las veinticuatro horas.

Esta vez, si tenía saldo en el celular, pero por un descuido mío, cayó al agua y murió.

No había internet en la casa y cuando en el séptimo día yo encontré un café internet y le pedí a la tía que me deje entrar, me dijo: no, los cafés internets son muy peligrosos.  ¿Qué trauma tienen los chinos con el internet?

Y el día cúspide, fue cuando la familia me sacó a merendar en otro lado. Yo probé la carne y dije: está rara y no comí. Cuando salí me topé con una de mis pesadillas. En la mesa, estaba un perro muerto con su carne seca y abierto. Luego me enteré que ese día sí comí perro. No me importó el hecho de comer perro, pero si me impactó haberlo visto así, fue muy feo.

Al décimo día, después de pasar lavando mi ropa en agua fría en ese frío (bueno, tampoco es que lavaba mucho, me traje la mayoría para la lavadora xD) y ví como el abuelo les lavaba la ropa a todos, me dijeron que nos íbamos. En ese último día, por fin pude salir sola, los papás me dijeron: sal a comer fideos y mientras ellos iban a comer en no sé donde, salí muy contenta y me di miles de vueltas porque tuve mucho tiempo y el pueblo es pequeño.

Gracias a Dios, no volveré.


Permalink :: 10 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com